Definición

Hablamos de la Alta Sensibilidad si una persona tiene su sistema nervioso más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente. Esto tiene como consecuencia que esa persona recibe relativamente mucha más información sensorial a la vez que alguien con una mediana sensibilidad. La Alta Sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta a dos de cada diez personas, hombres y mujeres igual.


La persona altamente sensible se suele sentir…

–   Afectada por luces brillantes, olores fuertes y ruido en general

–   Abrumada por un exceso de trabajo y masas de gente
–   Insegura y tímida
–   Conmovida por las artes y la naturaleza
–   Dolida por el sufrimiento ajeno
–   Llamada a ayudar a los necesitados

La persona altamente sensible suele tener…

–   Una gran facilidad para enamorarse
–   El umbral de dolor bastante bajo
–   Dificultad para mantener sus límites personales y para decir “no”
–   Tendencias perfeccionistas
–   Dificultades con el manejo de situaciones estresantes
–   La capacidad de detectar sutilidades en el ambiente


Estas son solamente unas de las muchas facetas de la alta sensibilidad.

Si te identificas y si quieres investigar hasta qué punto eres una Persona Altamente Sensible –un “PAS”− te aconsejo hacer el TEST.

Para muchos ser tan sensible es más bien una característica irritante que complica la vida. Es posible que te sientes “bicho raro” y que tienes la sensación de no encajar.

Puede ser que crees que eres el único que es como eres, y no serás el primero que ha hecho alguna terápia con el deseo de cambiar.

Desde que, en los últimos años del siglo pasado, la psicóloga Americana Elaine Aron descubriera que de cada diez personas, dos son considerablemente más sensibles que los restantes ocho, el concepto como tal ha ido ganando reconocimiento. Quizás lo más importante es saber que, como se trata de un rasgo, no se puede hablar de una cura. La alta sensibildad por lo tanto, no es algo que se puede curar.

Tu mismo puedes hacer muchas cosas para encauzar esa sensibilidad. Aparte de aprender sobre el rasgo y aceptarlo, puedes aprender maneras para cuidarte mejor, teniendo en cuenta una serie de cosas que hacen que el mundo exterior te afecte menos. No te harás menos sensible, pero sí ganarás un mayor equilibrio emocional que te hará más fuerte.

Si te gusta saber más sobre el rasgo de la alta sensibilidad y sobre el camino del desarrollo personal enfocado en las cualidades y los talentos que forman la base de aquello que llamamos el DON de la Alta Sensibilidad (creatividad, empatía, visión, lealtad, flexibilidad…) te aconsejo leer:

 

LA ALTA SENSIBILIDAD, VIVIR DESDE EL CORAZÓN

 

A través del aprendizaje sobre la Alta Sensibilidad puedes descubrir y llegar a entender quién eres y cómo funcionas, requerimientos esenciales si quieres sentirte equilibrado y feliz.

Un siguiente paso puede ser la decisión de contratar unas sesiones coaching personal enfocado en la Alta Sensibilidad. Trabajar con una coach certificada, que encima es “PAS” y que gracias a esto te entiende, hará  que el camino se hace más facil de andar.

 

Close